agosto 12, 2020

Las playas más salvajes de Menorca – Cala Pregonda

El otro día te hablábamos sobre algunas de las playas salvajes, semivírgenes o al menos no urbanizadas de Menorca, que hay muchas y preciosas. Y te hablamos de la Cala del Pilar, y la sensación de paisaje marciano que da su entorno de arcilla rojiza y las dunas fósiles que la encuadran.

Pero si quieres bañarte en un entorno realmente marciano, con un contraste de colores espectacular, no puedes perderte Cala Pregonda… donde incluso la arena es roja. Coge tu coche de alquiler en Menorca, ¡y prepárate para un paisaje que te sorprenderá!

Cala Pregonda: la joya roja de la costa norte de Menorca

La costa norte de Menorca ofrece, en general, un paisaje muy distinto de la costa sur. Es más abrupta, y tiene rincones que quitan el aliento. Como Cala Pregonda, una cala semi-virgen enclavada en una “Área Natural de Especial Interés” de la isla que se extiende desde Ets Alocs a Es Fornells.

Y lo primero que piensas al llegar es que esto no es Menorca. No puede ser. Nadie te había avisado de los contrastes de color espectaculares entre la arena roja, las rocas rojas y blancas que la rodean, y el resplandor turquesa de las aguas, que forman casi una piscina natural.

A diferencia de Cala del Pilar, esta playa queda bien protegida de los vientos, la estancia es plácida, y el snorkel tiene otro nivel: te enamorarás de las vistas bajo el agua, y las múltiples especies que nadan y viven en esas aguas.

Las vistas al faro de Cavallería completan la postal de una jornada de playa inolvidable. Aunque necesitarás llevar algunas cosas…

Cala pregonda

Qué llevar y cómo llegar a Cala Pregonda

Fácil, aunque te exigirá un buen paseo. Lo primero es coger tu coche de alquiler en Menorca y conducir hasta Mercadal.

Una vez allí, debes tomar la carretera en dirección Es Fornells, y luego el desvío hacia Cavallería. Dentro de ese desvío encontraréis una nueva bifurcación con el indicador Benimel·la/Pregonda.

Al final del camino llegaréis a un parking gratuito, y aquí viene la parte más dura: un paseo de 30 minutos hasta la playa, en el que por desgracia no hay ni una sombra. Tampoco hay refugio del sol en la playa, ni servicios de ningún tipo, por lo que las sombrillas, los protectores solares, y el agua en abundancia son indispensables.

Si superas la prueba, la recompensa lo vale: una playa poco masificada, inesperada, salvaje, con unas aguas que justifican la caminata y te devuelven la frescura y la vitalidad robadas por el calor.

¡Una visita única que sólo podrás disfrutar con un coche de alquiler en Menorca!

 

 

 

1 Comentario en “Las playas más salvajes de Menorca – Cala Pregonda

Comments are closed.