octubre 16, 2020

Las playas más salvajes de Menorca – Cala Escorxada

¡Arranca los motores de tu coche de alquiler en Menorca, tenemos algo nuevo que contarte! 

Seguro que recuerdas la peculiar Cala Trebalúger con su torrente, el pinar frondoso que le rodea y sus hipnotizantes aguas cristalinas. Pero seguro que sabes que no es la única playa salvaje de Menorca que se encuentra escondida y semi-virgen, ¿verdad?

Anota el nombre de Cala Escorxada, una preciosa bahía no muy conocida en la que solo se escucha el sonido del mar. Queremos contártelo todo sobre esta playa oculta. ¿Nos acompañas? 

Cala Escorxada: una maravilla desconocida del sur de Menorca.

Es una de las calas favoritas del suroeste de la isla de Menorca, ya que se encuentra bastante aislada de cualquier núcleo urbano. Le rodea un área natural de especial interés que abarca desde Binigaus hasta Cala Mitjana.

Tiene un característico paisaje sureño de arena blanca y aguas de color turquesa que te sacude los cinco sentidos de una sentada. Es bastante tranquila, incluso en los meses de verano.  Y es de una naturalidad salvaje: quizás te resulte desagradable encontrar algas en la orilla; no desesperes, es una señal de que el agua es apta para el baño.

Su desafiante camino de acceso hace que sólo los valientes se atrevan a perderse en esta belleza de bahía. ¿Te atreves?

La caminata es algo abrupta y larga, pero el paisaje de acantilados amerita hacer más de una pausa por el camino. Si vas con niños o no te apetece andar, ven en barco, echa el ancla y quédate durante horas anonadado por los bosques y acantilados que bordean la zona.

A tan sólo cinco minutos andando está Cala Fustam, otra carismática playa que merece una visita.

Y ahora que conoces todos los secretos de esta playa virgen, ahora solo te falta ir.

Qué llevar y cómo llegar a Cala Escorxada

Para llegar a esta escondida playa, coge tu coche de alquiler en Menorca y dirígete desde Ferreiras en dirección sur hacia la carretera ME-20, y luego conduce hasta Es Migjorn Gran. Allí toma la salida ME-18 hasta la urbanización Santo Tomás. En esa misma rotonda verás un parking público donde podrás dejar tu coche de alquiler. Desde aquí empieza tu aventura a pie.

Camina por la costa de la playa de Binigaus y a mitad de camino verás las indicaciones para acceder a Cala Excorxada. Te espera una emocionante caminata llena de desafíos, por lo que te recomendamos llevar un calzado adecuado para el terreno rocoso. Siguiendo el camino señalizado es imposible perderse, según el ritmo que tomes llegarás en unos 50 minutos o una hora.

Acceder en bicicleta puede resultar complicado, ya que alcanzando a cierto tramo tienes que aparcarla y continuar a pie. 

Para evitar el fuerte oleaje y las medusas, mejor si la visitas cuando sople el viento de tramontana. Y recuerda que es una playa alejada de los núcleos turísticos así que lleva todo lo necesario ( agua, comida, protector solar, ropa de abrigo, etc) para pasar un día inolvidable en una de las playas más salvajes de Menorca.