abril 30, 2021

Las calas más salvajes de Menorca

Vuelve el calorcito y apetece sol, mar y arena. Es tiempo de calas, de naturaleza, de paz y de descanso. Es tiempo de Menorca. 

Deja las prisas en casa y reserva tu coche de alquiler con nosotros. Reinventa tus vacaciones con Autos Vivó y muévete a tu ritmo sin horarios ni preocupaciones.

Hoy recorreremos las calas vírgenes más recónditas y bellas de Menorca, ¿te vienes?

La Cala del Pilar

Empieza tu viaje en el norte y enamórate de La Cala del Pilar, una adormilada y coqueta playa virgen rodeada de acantilados, dunas fosilizadas y aguas transparentes (propias para el buceo). Siente en tus pies la calidez de su peculiar arena dorada y rojiza.

 Llegar a ella es toda una aventura, pero merece la pena, pues la pureza de su paisaje es espectacular.

Cala del Pilar Menorca

Cala Pregonda

Si hay una cala que ha recibido el aplauso de muchos viajeros esa es Cala Pregonda. Su entorno marciano de arena roja y paisaje abrupto te harán creer que estás en otro planeta. Y para mayor impacto visual, encontrarás unas aguas turquesísimas. Sin duda, pasarás un día inolvidable en esta cala semivirgen situada al norte, considerada una de las más recónditas y una de las calas más salvajes de Menorca.

La Cala des Bot

 Su forma rectangular, su arena blanca y fina, sus aguas limpias y cristalinas, su frondosa vegetación de pinos verdes… Es imposible no quedarse hipnotizado con esta cala situada al norte de la isla en el entorno natural de las playas de Vall. 

Dicen que Cala des Bot es una de las mejores calas de la isla, ¿te animas a comprobarlo?

Cala des bot

Cala Es Talaier

Nos vamos al sur de Ciudatella para conocer una discreta cala abrazada por un bosque de pinos: la Cala Es Talaier. Es pequeña, pero tiene todo lo que puede ofrecerte una playa virgen: aguas cristalinas, arena blanca y fina y tranquilidad.

Al ser muy poco profunda, se convierte en la playa perfecta para pasear o jugar en la orilla.

Cala Trebalúger

Más al suroeste, le llega el turno a la pintoresca Cala Tevalúger, enclavada en el municipio San Cristobal. Esta cala guarda un encanto especial tanto para los nudistas como para los senderistas, pues sus acantilados y su paisaje vivo invitan a integrarse con la naturaleza. Es curioso ver cómo, a lo largo de las estaciones, el color del agua va cambiando debido a que el riachuelo Barranc d´en Fideo desemboca en la misma playa.

Cala Trebalúger. una de las calas más salvajes de Menorca

Cala Escorxada

La Cala Escortada  es bastante solitaria porque, además de no ser muy conocida, su acceso es algo dificultoso. Presume de un paisaje pedregoso con la belleza singular de las playas del sur. Se encuentra en una zona protegida con gran valor etnológico, arqueológico, paisajístico y botánico. En definitiva, una playa exclusiva que tienes que conocer.

Cala En Turqueta

Al sur, oculta entre verdes pinos encontramos la Cala En Turqueta, la más conocida de Menorca.  Por eso es de las pocas calas de paisaje paradisíaco que cuenta con servicios de socorrista y aseos. Si hay algo que destacar en esta playa es el intenso color de sus aguas turquesa, lo que le hace lucir su nombre con orgullo. Está formada por dos playas separadas por una lengua rocosa que la hacen exclusiva.

¿Has visto que maravillas esconde Menorca? Lo mejor  de todo es que con tu coche de alquiler puedes recorrer cala a cala sin perderte ninguna.