febrero 15, 2016

El claustro de «El Socors»: de convento a espacio de festivales

A inicios del 1600, los agustinos empezaron a construir en Menorca un convento dedicado a su patrón. La edificación de la Iglesia del Socors, a un par de calles de la Catedral de Menorca, se extendería durante más de 150 años. Para ello, el Convento de San Agustín requeriría del favor de un gran número … Ver más

A inicios del 1600, los agustinos empezaron a construir en Menorca un convento dedicado a su patrón. La edificación de la Iglesia del Socors, a un par de calles de la Catedral de Menorca, se extendería durante más de 150 años.

Para ello, el Convento de San Agustín requeriría del favor de un gran número de familias nobles menorquinas que dotarían de fondos a los maestros de obra. Tras su finalización, a mediados del siglo XVIII, su seguridad económica se reflejó en la arquitectura de estilo íntegramente barroco que, aún hoy, destaca por tener un claustro amplio y levemente rectangular limitado por 6 arcos abovedados en dos de los extremos y 5 en los otros dos.

Convento de San Agustín
                                                                           Convento de San Agustín

Junto al convento, no deberíamos dejar pasar la oportunidad —incluso si debemos hacer una ruta rápida por Ciutadella— de visitar la iglesia, de una sola nave, estilo renacentista y un progresivo deterioro que, tras varios siglos, se ha conseguido frenar y restaurar.

Pero ni la iglesia ni el convento en sí es lo que más llaman la atención en esta parada fácil de incluir en una ruta con coche de alquiler por Menorca, sino los nuevos usos que los habitantes de Ciutadella han dado al claustro.

De claustro a espacio para festivales

Para muestra, tenemos las decenas de festivales de música que se adueñan de las noches menorquinas, donde destaca el Festival de Música d’Estiu de Ciutadella que se acompaña, también, de muchos otros eventos que aprovechan las instalaciones de la iglesia; en especial, el órgano que permanece como parte indispensable del antiguo convento y que permite ofrecer festivales y conciertos de música coral.

De este modo, antes de lanzarnos a la carretera con un alquiler de coche en Menorca, recomendamos disfrutar de algunos de los pequeños secretos de la antigua capital; secretos como El Socors, que han conseguido unir tradición y funcionalidad para que habitantes y visitantes puedan disfrutar de las maravillas de la isla.