septiembre 14, 2018

Menorca francesa: Lugares clave de la dominación francesa de la isla

 

Si la semana pasada hablamos de la importancia que tuvieron los años bajo dominio inglés para el desarrollo de Menorca, en esta ocasión hablaremos de su conquista por parte de los franceses, y en cómo influyeron en la isla a pesar de que su estancia no duró más que 7 años.

En esta ruta recorreremos los lugares más destacados de esta parte de la historia menorquina, parándonos en cada uno de ellos para contarte algunos detalles interesantes que quizás no conozcas. Recuerda alquilar un coche con nosotros para desplazarte por estas distintas localizaciones, y así moverte por la isla sin complicaciones, ¡y con toda la atención puesta en estas maravillosas historias!

 

Castillo de San Felipe

El día de Pascua de 1756 desembarcaron en Ciutadella 12.000 soldados franceses al mando del Duque de Richelieu, aprovechando que la guarnición inglesa se encontraba en Mahón, ocupando de este modo la ciudad. Desde allí, las tropas francesas atravesaron la isla, y se dirigieron a sitiar el castillo de San Felipe, situado en la orilla sur de la bocana del puerto de Mahón, y donde resistían 2.500 hombres.

Los británicos, mandados por el gobernador sir William Blakeney, se defendieron heroicamente, pero no pudieron resistir ante el mayor número de los franceses, por lo que capitularon dos meses después.

Tras el fin de la Guerra de los Siete Años, Menorca volvió a manos inglesas y el castillo fue ampliado en varias ocasiones, hasta que años más tarde, con el regreso de los españoles, se ordenó su demolición definitiva. Aún quedan restos en su superficie, pero lo más impresionante de esta visita se encuentra bajo tierra: ¡varios niveles de galerías subterráneas realizadas por aquellos soldados de uno y otro ejército que vivieron allí durante meses!

 

Las tropas francesas sitiaron a los ingleses en el castillo de San Felipe en 1756, hasta que capitularon dos meses después

Imagen vía: Menorca.es

 

Fuerte de Malborough

A escasos 500 metros del castillo de San Felipe, justo al otro lado de la cala de Sant Esteve, se encuentra el Fuerte de Marlborough, levantado por los británicos en 1720 en honor de Sir John Churchill, duque de Marlborough, el general británico más destacado de la época.

Este edificio sufrió dos asedios en su historia: el de los franceses a su llegada en 1756; y en 1781 por parte de los españoles, que acabaron haciéndose con el dominio de la isla. El año siguiente la fortaleza fue destruida, y los británicos se encargaron de levantarla de nuevo cuando volvieron a tomar el control. A día de hoy podrás visitar sus galerías y su foso, ¡e imaginar lo duro que debió haber sido resistir allí dentro!

 

La historia francesa de Menorca terminó con la firma de la paz de París de 1763, por la que Francia devolvió a Inglaterra la posesión de Menorca

Imagen vía: Menorca.es

 

Origen del Camí de Cavalls

Al ocupar los franceses Menorca, consideraron un error por parte de los ingleses el haber reunido todas sus defensas en torno al puerto de Mahón, puesto que les habían dejado vía libre a ellos para entrar por Ciutadella. De este modo, decidieron que esto no podía pasarles a ellos, y dedicaron muchos esfuerzos a reforzar todo el perímetro de la isla.

Como consecuencia de esto, ampliaron y mejoraron los caminos que pasaban junto a la costa, para permitir a los soldados llegar a pie o a caballo hasta cualquier cala, en caso de que un desembarco enemigo así lo decidiese. Y de este modo, pusieron las bases de lo que hoy llamamos el Camí de Cavalls, un sendero que circunvala Menorca por completo. ¿Quién iba a decirles a los franceses que este camino con fines militares iba a convertirse en una ruta que la gente recorre hoy en día para relajarse y disfrutar de la naturaleza?

 

Los franceses ampliaron y mejoraron los caminos que pasaban junto a la costa, para permitir a los soldados llegar a pie o a caballo hasta cualquier cala

 

Fundación del pueblo de Sant Lluís

La última parada en nuestro camino la haremos en un pueblo que no existiría de no ser por el paso de los franceses por Menorca: El pueblo de Sant Lluís. Los franceses levantaron una iglesia dedicada al rey Luis XV en la garriga de Binifadet, con la intención de agrupar las parcelas y viviendas que había por la zona. Después, el pueblo se diseñó al estilo neoclásico de la época, y esa es la razón por la que cuenta con todas sus calles perpendiculares entre sí.

 

Los franceses levantaron una iglesia dedicada al rey Luis XV y construyeron el pueblo con calles ortogonales

 

La historia francesa de Menorca terminó con la firma de la paz de París de 1763, por la que Francia devolvió a Inglaterra la posesión de Menorca. Y como habrás podido comprobar, ¡en los 7 años que gobernaron la isla no se dieron ni un descanso!

Esperamos que esta ruta histórica te haya gustado igual que a nosotros, y ahora aprecies más estos lugares de Menorca que hemos visitado. Y por supuesto, ¡no olvides alquilar tu coche con Autos Vivó en tu próxima visita a Menorca!