febrero 24, 2017

Una Menorca diferente para cada persona (III): filosofía slow

Si eres de los que huyen de las grandes aglomeraciones turísticas, te agobian las playas concurridas y piensas que las vacaciones son tiempo de relax y pocas prisas, este post es para ti, espíritu slow. Descubre en tu viaje a Menorca el destino tranquilo y afortunado que cualquiera debería disfrutar, al menos, una vez en la vida. Eso sí, te advertimos de que querrás volver…

coche-de-alquiler-menorca

¿Necesito un coche para hacer turismo slow por Menorca?

¡Por supuesto que sí! Buscar la paz y la tranquilidad en un viaje no significa que debas pasar las horas sin hacer nada, tirado en la cama del hotel o sentado en la cresta del acantilado. El turismo slow promueve una manera de recorrer tu destino sin prisas, pero sin dejar de disfrutar de todas sus maravillas. Y, para eso, un coche de alquiler en Menorca te ayudará a visitar sus rincones más tranquilos.

Te proponemos un Chevrolet Aveo: pequeño, manejable, elegante, ágil… Con su toma auxiliar para mp3 disfrutarás de tu escapada a Menorca escuchando la música de tu grupo favorito. Y, por supuesto, ¡sin agobios! ¿Te atreves con un Aveo?

alquiler-chevrolet-aveo-menorca

 

Una ruta muy slow para recorrer Menorca sin prisas

No hace falta que te esfuerces mucho, Menorca tiene su propio tempo. El entorno natural en el que podrás moverte, sus olas tranquilas, sus silencios… Todo un conjunto de sensaciones que harán de tu escapada slow en Menorca una aventura irrepetible.

Una ruta slow por Menorca no puede pasar por alto una parada en el Monte Toro, un enclave natural desde donde podrás disfrutar la quietud de la naturaleza de la isla. Claro que, si buscas tranquilidad, las huellas prehistóricas de los talayots te devolverán a un pasado aún por descubrir.

monte-toro-menorca

¿Te gusta la pintura? Sentarte en alguna cala como la Macarelleta para dibujar las formas del mar, la soledad de los acantilados o los dulces movimientos de las palmeras puede ser una actividad muy relajante para desconectar de la prisa de la ciudad. Aunque también puedes optar por la fotografía, la pesca o la micología, otras formas muy naturales de relajarse en Menorca.

Después de cada actividad, habrá que reponer fuerzas. Por supuesto… ¡nada de comida rápida! Menorca también se disfruta por el paladar, así que te proponemos que busques un restaurante que te guste y pruebes una caldereta de langosta, el queso y los vinos de la tierra. Las setas también son un manjar que puedes degustar en tu viaje. Y, para terminar el momento de desconexión, una pomada de Gin Xoriguer te hará sentir como en el paraíso.

menorca-slow-ruta-en-coche-de-alquiler

Recuerda: estás de viaje en Menorca. Relájate, mantén la calma y, sobre todo, disfruta. ¿Lo vas a seguir dejando pasar?